Hubo un tiempo en que los agentes inmobiliarios necesitaban una oficina en el centro de la ciudad para captar la atención de los compradores y vendedores de casas. El gasto de alquiler era efectivamente un gasto de marketing. Hoy en día, los compradores y vendedores de casas viven en la red. Irónicamente, si no están buscando a través de internet en su propia casa, pasan caminando por delante de tu local enfrascados en sus teléfonos. Entonces, ¿por qué pagar un alquiler? ¿por qué no destinar el dinero del alquiler al marketing online?

 

 

Los agentes inmobiliarios están muy ocupados y los de mayor éxito se encuentran principalmente en la calle, no en su oficina. Los mejores agentes pasan la mayor parte del tiempo buscando clientes potenciales, mostrando propiedades y negociando transacciones. Todas estas actividades se pueden realizar de manera más efectiva, fuera de la oficina.

El marketing digital conlleva un coste promedio de 7 € por cliente potencial (“lead”). Si tu alquiler, pongamos que es de 1.400€ al mes, deberías recibir unos 200 clientes al mes. Pero el marketing digital tiene otro gran beneficio … ya que no necesitas estar situado físicamente en tu puesto de trabajo, puedes estar haciendo otras cosas mientras los contactos se añaden a tu teléfono.

Mostrar propiedades “por definición” no se realiza en la oficina, por lo que esta responsabilidad vital no se ve afectada por el concepto de oficina virtual. Hay múltiples pruebas que demuestran que las reuniones son más efectivas en una ubicación conveniente para el cliente, en lugar de en una ubicación en el centro de la ciudad con estacionamiento limitado.

El progreso y cierre de transacciones se puede realizar a través de firma electrónica y finalmente, en la propia oficina del Notario, por lo que una vez más, la oficina inmobiliaria no es necesaria.

 

 

Entonces, si la oficina ya no es económicamente sostenible como antes, ¿por qué siguen habiendo tantas? La respuesta común es “porque esa es la forma en que siempre ha sido y eso es lo que esperan los clientes”. Hay algo de verdad en esta respuesta, pero está cargada de riesgos de complacencia. Hay muchos ejemplos de compañías fallidas que no consiguieron adaptarse a los tiempos, y la mayoría de ellas fueron desplazadas por competidores con nuevas tecnologías, o mejor adaptadas, para obtener mejores resultados en menos tiempo y con menor coste.

Y, por último, hay un riesgo más, un riesgo decisivo del que nadie habla. Es menos probable que un vendedor sentado cómodamente en una oficina cierre transacciones. La ley del movimiento de Newton se aplica aquí también. Un vendedor inmobiliario en movimiento se mantiene en movimiento y viceversa.

 

 

Fuente imágenes: freepik.com


Si estás buscando casa, piso o local a la venta o en alquiler, Trovimap es la solución. Un portal inmobiliario de nueva generación y basado en mapa, en el que podrás valorar tu inmueble, conocer las últimas tendencias en nuestro blog o encontrar el mejor profesional inmobiliario. No esperes más y encuentra tu hogar en España.