Con la intención de recuperar rentabilidad y a pesar del Euribor negativo, la banca española ha subido los tipos de interés para hipotecas de nueva contratación.

 

Mucho ha cambiado el mapa de los préstamos hipotecarios en España en los últimos tiempos. Si durante varios años, los bancos del país se jactaron de ofrecer los créditos más baratos para la compra de una vivienda, hoy la realidad refleja una escena totalmente renovada.

 

La banca española actual aplica uno de los intereses más altos de Europa en el caso de hipotecas de nueva contratación, rompiendo con su tradición de antaño. Las hipotecas en España hoy son las terceras más caras de toda Europa, por detrás de Holanda e Irlanda, un cambio ocurrido a partir de septiembre cuando los tipos de intereses se fueron al 2,03%, porcentaje que además no incluye las comisiones propias del producto. Fue entonces cuando el saldo crediticio del conjunto de bancos, cajas y cooperativas de crédito se redujo interanualmente casi un 5%, debido a la merma de la actividad hipotecaria y los préstamos a las grandes compañías. Con la intención de afrontar estos problemas, así como los efectos del euríbor, los bancos españoles aumentaron ligeramente los intereses en 2016, con una subida de 5 puntos básicos.

Todo indica que esta situación no es a corto plazo. De acuerdo a José Sevilla, consejero delegado de Bankia, los precios de los créditos en España tendrían que subir con el tiempo. Distintos banqueros afirman que no es posible seguir intentando atraer clientes cuando la rentabilidad sobre recursos propios está muy por debajo del coste de capital.

Para comprender mejor esta realidad, es preciso repasar la política adoptada en el pasado ya que las tasas de las hipotecas de entonces -y que aún están en vigencia- están por debajo de las europeas. Esto representa un gran agujero para el sector: los bancos cobran por el conjunto de préstamos a la adquisición de la vivienda una media de un 1,36%, un 0,68 puntos porcentuales menos que por las de nueva concesión.

 

En este escenario, la balanza se desequilibra y los tipos de interés actuales reflejan esta realidad y los intentos por reencauzarla.

Estamos seguros que también te interesará nuestro artículo: “España tiene 2 meses para aplicar la nueva normativa hipotecaria”.