consejos ahorrar en casa

Según el último informe del portal de ahorro Kelisto, las familias españolas gastan de media 27.419€ al año en las facturas del hogar. Un dineral para algunos, unas cifras asequibles para otros. Hay dos datos más que llaman mucho la atención:

· Esa cantidad era un 13,4% mayor antes de que los tiempos de crisis cambiaran nuestras vidas. Es decir, ahorramos más de un 13% más en los gastos del hogar.

· Del total de los gastos que un hogar hace frente al principio de cada mes, el 42,8% se destina al pago de las facturas: Es decir, casi la mitad de lo que invertimos en nuestra vida doméstica se va en el pago de luz, agua y gas (y otras facturas como Internet o teléfono).

Siguiendo estas mismas cifras, elegir los proveedores más económicos para los suministros del hogar permitiría ahorrar 1.398€ al año; lo cual puede no ser una cifra muy significativa para familias con mayor acomodo económico, pero que puede significar una gran diferencia para otros. Sea como sea, cambiar de proveedor no es la única forma de conseguir reducir la inversión mensual en casa.

Hay muchas formas de ahorrar en casa. Nosotros te las enseñaremos todas.

Para hacer frente a esta preocupación universal, el ahorro doméstico, desde Trovimap os ofrecemos una super guía con todo aquello que debes considerar si quieres reducir tus gastos domésticos a final de mes. Como es posible que tengas más interés en unos temas que en otros, lo hemos segmentado por apartados para facilitarte la consulta:

 

Consejos para ahorrar en electricidad

Sin duda, la factura de la luz es uno de los principales pilares sobre el que podemos intervenir para mejorar nuestra capacidad de ahorro doméstico. Puede ser que tú no tengas que preocuparte de este tipo de facturas porque vivas en una casa ecológica, que incorpora energía geotérmica, una fuente renovable que consigue un ahorro energético del 75%. Si es así, conseguirás ahorrar una buena cantidad de dinero todos los meses; pero, siendo realistas, la mayoría de nosotros no tenemos esa suerte.

Lo primero que debemos hacer es comparar las ofertas y promociones de las empresas que nos suministran electricidad. Tenemos la obligación de estudiar qué contrato es el que más nos beneficia en función  del número de miembros que componen la familia, nuestros hábitos y necesidades.

Prestemos atención también a los siguientes puntos:

  • A través de la factura, consultar con exactitud lo que gastamos.
  • En el caso de electricidad, saber qué potencia tenemos contratada y ajustarla a nuestro consumo. Podemos tener contratada una potencia que es demasiado alta para el consumo de electricidad que tenemos y, por lo tanto, estamos haciendo un gasto inútil.
  • Un medidor de consumo nos puede ayudar a bajar la factura eléctrica un 45% (si la calefacción funciona con gas, entonces, hasta un 20%).
  • Solicitar la tarifa de horario nocturno. Si podemos llevar a cabo las tareas domésticas que disparan nuestro contador energético (lavadora, plancha, secadora, lavavajillas, aspirador, etc.) en las franjas horarias más económicas, será un respiro para nuestra economía.

 

Trucos sobre iluminación

consejos para ahorrar en electricidad

La iluminación representa casi un 20% del consumo energético. Si aplicamos algunos trucos sencillos, como los que encontrarás a continuación, puedes empezar a recortar gastos:

  • De entrada, hay una rutina muy sencilla y muy básica, pero que a veces cuesta de mantener: repasar que no nos dejamos luces encendidas. Recomendamos revisarlo siempre que salimos de casa, y antes de ir a dormir; pero si tenéis niños en casa, que suelen ir entrando y saliendo de diferentes habitaciones sin preocuparse de apagar las luces, puede valer la pena hacer una revisión cada ciertas horas.
  • Debes planificar de forma eficiente los puntos de luz e instalar sistemas que controlen su intensidad, como reguladores, en lugar de interruptores.
  • Potencia la luz puntual: la indirecta consume más.
  • Si pintas las paredes y el techo de un color claro, ganas en luminosidad y, en consecuencia, necesitarás consumir menos luz para lograr el mismo efecto.
  • Aprovecha la luz natural: Toda la luz natural que puedas aprovechar reducirá el consumo de electricidad y por tanto los gastos asociados.
  • Si estás en el proceso de comprar una casa, entre otras muchas cosas, también deberás tener en cuenta hacia dónde están orientada las diferentes estancias. Por el Oeste se pone el Sol. Si la vivienda está distribuida hacia ese punto siempre contará con más luz natural por la tarde. Piensa en qué horarios sueles estar más en casa y cuando llegará Sol a las diferentes habitaciones para organizar la casa de la forma lo más optimizada posible.

 

Trucos para electrodomésticos

ahorrar en casa consejos lavadora

Los electrodomésticos son otra importante fuente de gastos. Además, por su naturaleza, son unos de los elementos que más y mejor podemos optimizar en clave consumo.

 

Lavadora

  • Limitar el número de lavadoras: Llenar al máximo la lavadora, y limitar el volumen de lavadoras que echamos cada semana. Consejo fácil y sencillo, pero imprescindible.
  • Debemos utilizar la lavadora en frío cuando podamos: Casi un 90% de la energía que consume una lavadora es para calentar el agua. En la mayoría de casos la ropa no está tan sucia y no es necesario usar agua caliente para lavarla.
  • Si tienes que renovar algún electrodoméstico (y ésto vale para todos los de gama blanca) apuesta por los más eficientes: de clase A+ o A++. A lo largo de su vida útil puede llegar a ahorrar más de 600€ en diferentes electrodomésticos.

 

Nevera

  • Como siempre: Si tienes que comprar una nueva nevera, busca eficiencia energética. En caso de que ya tengas la nevera comprada, nueva o vieja, intenta limitar su consumo con los consejos que listamos a continuación.
  • Cada vez que abres el frigorífico, desperdicias un 7% de energía: Seamos prudentes y pensemos antes de abrir la puerta. Mejor también no estar abriendo y cerrando la nevera constantemente.
  • Deja enfriar los alimentos antes de introducirlos en la nevera: Si metes en la nevera un plato caliente, calienta todo el interior, lo cual exige un desempeño extra para enfriarlo.
  • Descongela los alimentos dentro de la nevera: Así aprovechas el frío que desprenden para ayudar a enfriar todo el interior y reducir el consumo.
  • Deja espacio para que el aire circule entre los alimentos.
  • Comprueba que está ubicado en un lugar fresco y ventilado alejado de las fuentes de calor.
  • Fija la temperatura de la zona de refrigerado a 5ºC y del congelador a –18ºC. Es una temperatura suficientemente fría, y por cada grado que bajes incrementas un 5% el consumo de energía.

 

Consejos para ahorrar en el gas

consejos para ahorrar en casa gas

Seleccionar la mejor oferta de gas en función de nuestras necesidades no es garantía de ahorro si hacemos un mal uso. Por eso debemos tener presentes las siguientes técnicas para aprender a ahorrar dinero en el día a día:

  • Como siempre, empecemos por lo más básico: Lo que más gas consume es la calefacción, así que reducir su uso siempre tendrá un impacto positivo en los consumos. Hay muchas formas de reducir el uso de calefacción, a continuación veremos unas cuantas.
  • Lo ideal sería hacer una revisión completa de la vivienda al comienzo de la temporada para así solucionar posibles fugas o filtraciones que enfrían los ambientes; y también para detectar si están fallando los equipos de calefacción del hogar.
  • Se estima que 20 ºC es la temperatura óptima para toda la casa: Por cada grado de más, el consumo se incrementa entre un 5 y un 10%. Por la noche y cuando no estés, ponla a 15 ºC, o incluso apágala (si estás bien tapadito con el edredón, o vas a pasar muchas horas fuera de casa, no te hace falta). Una buena graduación de la temperatura te puede ahorrar unos 100€ al año.
  • Los termostatos programables te permiten adaptar la temperatura a tus hábitos y fijar a qué hora se encienden los radiadores: Su empleo te ayudará a no consumir en horas en las que no estés en casa o a que la vivienda esté a una temperatura óptima cuando llegues.
  • Del mismo modo, los termostatos modernos portátiles te permiten establecer una temperatura, pero el termómetro que manda es el que tú coloques en la habitación dónde te encuentras. De este modo, si en la habitación de invitados hace un poco más de frío, pero en el comedor se está bien, no es necesario que consumas de más.
  • En caso de que vayas a pasar un largo rato en una habitación, puedes incluso apagar la calefacción y usar una estufa o mantas.
  • Una caldera sucia de polvo o grasa consume más: No esperes a que se estropee para revisarla, ya que con un buen mantenimiento periódico no solo alargarás su vida, también reducirás la factura un 10%.
  • La ubicación ideal de los radiadores es bajo las ventanas, porque el aire se filtra y ayuda a distribuir el calor. Sin embargo, evita taparlos con las cortinas u otros objetos ya que entonces “trabajan” más para calentar lo mismo.
  • Seguimos con los radiadores: Recuerda que necesitan ser revisados al menos una vez al año para sacar el aire que pudo haber quedado dentro y que impide el paso del calor. Las burbujas traban el calor y el equipo entonces no calienta lo que debiera. Para hacer un uso correcto de los radiadores, evita colocar muebles cerca o bien poner ropa húmeda a secar. Recuerda además la importancia de elegir el radiador de acuerdo al tamaño de cada ambiente.
  • Si hay habitaciones que apenas usas, no es necesario que gastes en calefacción en ellas. Cierra las puertas para que el calor se concentre en la parte de casa que usas y cierra la llave de sus radiadores. Con este sencillo gesto puedes ahorrar entre un 5 y un 8% de energía.
  • ¿Si es invierno por qué vas por casa en manga corta? No te vistas en diciembre como en agosto y evitarás “tirar” de calefacción cuando no hace tanto frío o tenerla a un temperatura excesivamente alta. Si te quieres poner serio con este tema, puedes usar ropa cómoda, pero muy abrigada, como mallas o mangas térmicas; y podrás reducir la necesidad de calefacción una barbaridad.
  • Cierra puertas para calentar más rápido la estancia que quieras.
  • Sírvete de alfombras y moquetas para mejorar el aislamiento de tu casa, ya que se estima que un buen aislamiento puede representar entre un 20 y 40% menos de consumo. Las alfombras también te ayudan a dar calidez a suelos fríos, como los de mármol.
  • NO abras las ventanas cuando esté puesta la calefacción: Aprovecha para airear en momentos puntuales, y si fumas puedes salir a la terraza o al balcón bien abrigado; pero no obligues a la calefacción a estar “luchando” contra una entrada de aire frío del exterior. ¿Para qué tener las ventanas abiertas por la mañana para ventilar la casa cuando puedes hacerlo en el horario más soleado y apenas unos 10 o 15 minutos al día? Si buscas renovar el aire de tu hogar, bastará con ese lapso y así evitarás que la casa se enfríe demasiado.

 

Consejos para ahorrar agua

consejos para ahorrar agua en casa

Después de la electricidad y el gas, el agua es el consumo más destacado en un hogar. Con el añadido de que ahorrar agua tiene consecuencias positivas a nivel medioambiental, así que además de mejorar la economía doméstica, con el ahorro de agua estaremos contribuyendo a nivel ecológico.

Con este suministro no tenemos la posibilidad de escoger proveedor, pero sí de poner en marcha métodos más específicos para el ahorro. A continuación, te damos algunas ideas: 

  • Como siempre, la más sencilla: reduce el número de acciones que gastan más agua. En este caso, lavadoras y duchas. De la lavadora hemos hablado ya antes. Referente a la ducha, puedes aprovechar para ducharte en el gimnasio, o -si hacéis horarios similares- incluso ducharte con tu pareja; que igual se alarga más que una ducha normal, pero probablemente menos que dos duchas por separado.
  • Mientras te enjabonas en la ducha o te lavas los dientes no dejes correr el agua: En un minuto se desperdician unos 10 litros de agua.
  • Abre el grifo lo mínimo: Si te lavas las manos no necesitas todo el caudal de 20 litros por minuto, te bastan 6 litros por minuto.
  • Los limitadores de caudal se instalan fácilmente en la boca del grifo e impiden que este se abra más allá de un ángulo predeterminado: Muy útiles, especialmente si tienes niños, que controlan menos con estos temas y probablemente abran y cierren de golpe los grifos. También pueden instalarse en la ducha.
  • Se estima que un grifo que gotea desperdicia unos 35.000 litros de agua al año. Cuando detectes que pierde agua, cierra la llave de paso cuando no lo utilices, y trata de arreglarlo lo antes posible. Puedes hacer lo mismo si tu inodoro pierde agua. Para detectar la fuga, pon unas gotas de colorante en la cisterna.
  • En el baño, hay que tener muy claro que el inodoro no es una basura: No tires papeles allí y luego vacíes la cisterna.
  • Los sistemas de doble descarga o de interrupción son los más adecuados para reducir el consumo de agua.
  • Instalar un aireador a los grifos es muy fácil, ya que se compran en la ferretería y se enroscan al caño del grifo. Este dispositivo mezcla aire con agua sin que eso afecte a la presión y reduce un 50% el consumo.

 

Consejos para ahorrar en la lista de la compra

ahorrar en la lista de la compra

Hemos estado muy centrados en los consumos, pero si realmente queremos reducir el total de gastos del mes, debemos tener en cuenta todas las fuentes de dispendio recurrentes que existen en nuestro día a día. Del mismo modo que un uso bien organizado del agua, el gas y la luz van a reducir nuestras facturas a final de mes; optimizar algo como la compra de víveres / productos de uso ordinario puede tener un impacto brutal sobre nuestra cartera.

¿Cuántas veces hemos tenido que tirar alimentos de la nevera porque ya no están en condiciones? Cuando los tiramos a la basura, estamos tirando también nuestro dinero. La compra de la comida se lleva una buena parte de nuestro presupuesto mensual, por lo que debemos estar atentos a:

  • Antes de comprar, mirar bien lo que tenemos en la nevera y despensa para aprovecharlo.
  • Antes de pasar por el súper, hacer una lista exhaustiva de la compra y no traer cosas innecesarias. Evitar compras impulsivas. Por ejemplo, si vamos al supermercado a comprar con hambre, es más fácil que acabemos comprando cosas que se nos antojan cuando realmente no deberíamos comerlas o no las necesitamos. Evita también las clásicas compras “para eso trabajo y me lo merezco” que no te dejan ahorrar. Comprar por impulso es una de las causas que más afectan nuestras billeteras, siendo el principal enemigo de ahorro y la tarjeta de crédito se convierte en su peor arma con un filo desmedido.
  • Comprar (en la medida de lo posible) alimentos que cocinemos nosotros mismos y no llenar nuestro carrito con productos manufacturados y congelados. Nuestra compra rendirá más con alimentos frescos y básicos para cocinar recetas lo más económicas posibles.
  • Comparar precios, y en los casos que sea posible, acudir a las marcas blancas, que pueden proporcionar productos prácticamente idénticos a un precio más bajo.
  • Comparar precios entre los supermercados más próximos, para escoger aquel que presenta mejores condiciones en los productos que compramos más a menudo, o incluso comprar productos en un sitio u otro según su precio.
  • Analiza las condiciones de las tarjetas de fidelización de los supermercados: Te pueden ayudar a ahorrar a lo largo del año si es un sitio en el que compras productos de forma recurrente.
  • Comprueba las ofertas dentro del propio super: 2×1’s / 3×2’s / descuentos y similares. Y, sobre todo, ¡comprueba que las aplican en el momento de pagar la cuenta! A veces están puestas en el lineal, pero no están procesadas adecuadamente en el sistema, y el cajero las tiene que introducir manualmente.
  • Compra por volumen: Si sabes que vas a comprar cervezas sí o sí, probablemente un pack de 24 vale menos que 4 packs de 6. Compra por volumen y ahorra globalmente, especialmente en productos que no caducan.
  • Marca un precio máximo semanal: Ésta es una excelente estrategia de autocontrol. Si tú sabes que con 40€ o 50€ a la semana (por ejemplo) en el supermercado, podéis tirar adelante; marca ese límite. Si la cuenta final son 45€, sabes que sólo tienes que gastar 35€ la próxima semana; y de este modo garantizarás no superar los 120€ / 150€ mensuales que te hayas marcado.

 

Define un objetivo

Estas son las principales técnicas para llegar a fin de mes con más dinero en la cartera. Pese a los cambios que registran nuestras formas de ahorrar, debemos poner en marcha una idea, que es aplicable siempre: “Deja de pensar en ahorrar y ahorra”. Ahorrar es parecido a perder peso, indefectiblemente implica sacrificios. En el mismo concepto “ahorrar” viene implícita la idea que debemos llegar por debajo del volumen de gastos habitual. Significa pasar por un proceso en el que reducimos el volumen de cosas que por defecto compraríamos / haríamos en pos de conseguir un objetivo. Definir ese objetivo siempre va a sernos de ayuda. Calcula cuál es tu media de gastos mensuales, y establece el nuevo límite que quieres alcanzar. Ese debe ser tu objetivo. Si lo alcanzas fácilmente, puedes ir actualizándolo para conseguir objetivos más y más ambiciosos.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¿Has obtenido ideas interesantes? ¿Cuál es la primera que pondrás en práctica? ¿Hay alguna otra idea que nos hemos dejado? Si tienes más ideas para sumar, puedes dejarlas en los comentarios, o compartir este post en redes sociales / enviárselo a un amig@ si crees que puede interesarle.

Nos vemos en Trovimap!